viernes, 15 de junio de 2012

Infecciones Respiratorias Agudas (IRAS) y Diarréicas (EDAS)

INFECCIONES RESPIRATORIAS AGUDAS (IRAS)
Y DIARRÉICAS (EDAS)


INFECCIONES AGUDAS
Las infecciones respiratorias agudas (IRA) son padecimientos infecciosos de las vías respiratorias con evolución menor a 15 días y en ocasiones se complican con neumonía. Las IRA constituyen un importante problema de salud pública, pues resultan con la morbilidad más alta en el mundo.
La neumonía es la principal complicación de las IRAS, responsable de un número significativo de muertes.
Los factores predisponentes más importantes se relacionan con exposición ambiental, datos individuales y sociales.}

Ambientales
  • acción ambiental dentro o fuera del hogar.
  • Tabaquismo pasivo.
  • Deficiente ventilación de la vivienda.
  • Cambios bruscos de temperatura.
  • Asistencia a lugares de concentración o públicos.

Individuales
  • Edad. La frecuencia y gravedad son mayores en menores de un año.
  • Bajo peso al nacimiento.
  • Ausencia de lactancia materna.
  • Desnutrición.
  • Infecciones previas.
  • Esquema incompleto de vacunación.
  • Carencia de vitamina A.

Sociales

  • Hacinamiento.
  • Piso de tierra en la vivienda.

INFECCIONES DIARREICAS

¿QUÉ ES? 

La diarrea, es provocada por infecciones intestinales que causan en las personas evacuaciones líquidas más frecuentes de lo normal. Aunque en algunos casos la diarrea puede presentarse por 2 o 3 días y desaparecer por sí sola, en algunos lugares del mundo constituye una amenaza contra la salud de los seres humanos, especialmente de los niños.

CAUSAS

Las infecciones diarréicas en bebés, niños y adultos son provocadas por virus, bacterias o parásitos intestinales presentes en alimentos y agua contaminados, aunque también pueden contagiarse de persona a persona.

Los microorganismos que provocan la diarrea son muy diversos, dependiendo del control sanitario del lugar o del nivel económico de la zona. En los países en desarrollo, donde los sistemas de salud pública son deficientes o donde se utiliza materia fecal como fertilizante, son más comunes los brotes de diarrea provocados por el consumo de frutas o verduras que no son desinfectadas de manera adecuada.

Al menos 13 tipos de bacterias pueden provocar infecciones acompañadas de diarrea, entre ellas algunas variedades Shigella, Escherichia coli, Campylobacter y Salmonella, (incluido el tipo que causa la fiebre tifoidea). Estas bacteria invaden el revestimiento mucoso del intestino y dañan a las células subyacentes, provocando ulceraciones que sangran y condicionan una pérdida considerable de líquido rico en proteínas, electrolitos (sales y minerales) y agua.

Además de las bacterias, ciertos virus, provocan también diarrea, unos de los más comunes es el rotavirus. Se ha comprobado que entre el 50 y el 80 por ciento de las diarreas infantiles en países subdesarrollados son causadas por rotavirus.

SÍNTOMAS

Los síntomas de una infección diarréica son variables dependiendo del tipo y la cantidad de microorganismos (colonias) o toxinas que se encuentren presentes en el organismo. También varían de acuerdo a la resistencia de la persona a la enfermedad.

Los síntomas comunes son pérdida de apetito, náusea o vómito. Se pueden percibir ruidos intestinales, puede haber dolor abdominal, decaimiento y diarrea con o sin la presencia de sangre o moco. En ocasiones también se presenta fiebre, dolor muscular y cansancio extremo.

Cuando el vómito y la diarrea son intensos pueden provocar deshidratación

Aunque las infecciones diarréicas usualmente se caracterizan por las evacuaciones líquidas frecuentes, no en todos los casos siguen este mismo patrón. Por ejemplo cuando la infección es provocada por Giardia lamblia, puede no registrarse una sola evacuación líquida u otro síntoma indicativo y solamente puede hacerse evidente una pérdida de peso.

FACTORES DE RIESGO

Si se presenta un episodio prolongado de diarrea, hay fiebre alta, vómito o dolor abdominal intenso o si la diarrea contiene sangre o moco, será conveniente llamar al médico. Acuda al médico de inmediato si se presentan signos de deshidratación tales como lengua y labios secos, piel pálida y reseca, ojos hundidos, poca frecuencia al orinar (en los bebés menos de 6 pañales mojados al día). En casos de deshidratación severa es necesaria la hospitalización y la reposición de líquidos por vía intravenosa.

PREVENCIÓN

Las medidas de prevención son principalmente medidas de higiene.
  • Una medida tan simple como lavarse las manos antes de cada comida y después de ir al baño puede hacer una enorme diferencia.
  • Las frutas y verduras deben lavarse y desinfectarse, sobre todo si se consumen crudos.
  • La carne, el pollo y el pescado deben mantenerse en refrigeración o congelación si no son utilizados en ese momento y no se recomienda comerlos crudos. Los sobrantes de comida deben refrigerarse inmediatamente después de haberse utilizado.
  • Si hay mascotas en la casa, es conveniente colocar su plato de comida lejos del lugar donde se preparan alimentos y donde come el resto de la familia.
  • No ingiera alimentos preparados en la vía pública y si viaja tome solamente agua que haya sido certificada por las autoridades locales de salud.

DIAGNÓSTICO Y TRATAMIENTO

Tratamiento

Cuando los síntomas son muy intensos o duran más de 48 horas, es conveniente practicar un análisis en el laboratorio médico de las evacuaciones para determinar la presencia de glóbulos blancos, bacterias, virus o parásitos.

En cualquiera de los casos se recomienda tomar muchos líquidos para prevenir la deshidratación. A medida que el paciente vaya mejorando puede seguir una dieta blanda que incluya gradualmente alimentos bajos en fibra, como arroz, pan tostado, manzana hervida, etc.

Las infecciones diarréicas causadas por ciertas bacterias requerirán el uso de antibióticos.




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada